Laboratorio Finca España

Intolerancias alimentarias

El cuerpo humano puede responder de forma anormal frente a los alimentos.

Por un lado tenemos las alergias alimentarias, procesos alérgicos que desencadena el sistema inmune y que suelen manifestarse con una reacción causa-efecto rápida, justo después de ingerir el alimento.

Por otro lado, tenemos las intolerancias alimentarias, procesos a nivel metabólico que son más difíciles de detectar, pues sus manifestaciones suelen ser menos claras y sus efectos se pueden presentar hasta 48 horas después de haber ingerido el alimento.

Los síntomas que se han podido relacionar con fenómenos de intolerancia alimentaria son los siguientes:

  • Síntomas gastrointestinales (50%): dolores abdominales, estreñimiento crónico, diarrea, flatulencia, indigestión, cólicos, síndrome del colon irritable. Es la patología que más induce a pensar en una intolerancia alimentaria.
  • Síntomas dermatológicos (16%): acné, eczema, psoriasis (enfermedad inflamatoria crónica de la piel), enrojecimiento cutáneo.
  • Síntomas neurológicos: (10%): dolor de cabeza, migraña, mareo, vértigos.
  • Síntomas respiratorios: (10%): asma, congestión nasal, rinitis.
  • Síntomas psicológicos (11%): ansiedad, letargia, depresión, fatiga, náuseas, hiperactividad.
  • Otros: artritis, mialgias (dolor muscular), altralgias (dolor en las articulaciones).

Las intolerancias alimentarias producen inflamación y, en algunos casos, están relacionadas con problemas de sobrepeso u obesidad que no se terminan de solucionar. La obesidad es una enfermedad multifactorial (genética, hábitos de vida, hormonas, etc.), por lo que una intolerancia alimentaria puede ser un factor más a tener en cuenta a la hora de modificar hábitos de vida y/o conductas para alcanzar el éxito en la búsqueda de aumentar la calidad de vida.

Los síntomas de cualquier tipo (cefaleas, fatiga, desórdenes gastrointestinales, etc.) mejoran considerablemente entre los 20-60 días después de haber eliminado los alimentos a los que se presenta intolerancia.

Es recomendable que la eliminación de alimentos, así como su sustitución por otros más adecuados o la reintroducción de los mismos, se haga bajo la supervisión de un profesional, en este caso, un especialista en nutrición.

En Laboratorio Finca España realizamos distintos tipos de análisis, tanto en sangre como en aire espirado para ayudar a su especialista en el diagnóstico:

 

En Laboratorio Finca España realizamos los siguientes perfiles (análisis a precios especiales con entrega rápida de resultados) relacionados con estas pruebas

· Pruebas de Intolerancias Alimentarias


Test aliento intolerancias a azúcares – Air Test Laboratorio Calderón

¿Para qué se utilizan los test de intolerancia a azúcares mediante aire espirado?

Las intolerancias a azúcares son consecuencia de cierta incapacidad del aparato digestivo para asimilar estos componentes, que se encuentran formando parte de muchos alimentos y algunos medicamentos.

Al no ser asimilados, estos alimentos no se absorben y llegan hasta la flora microbiana presente en el intestino grueso. Estas bacterias metabolizan los azúcares y producen gases como hidrógeno o metano, entre otros. Esta situación provoca además retención de líquidos también a nivel del intestino grueso. Ambas circunstancias provocan molestias digestivas como gases, dolor abdominal, diarrea, deposiciones explosivas, etc.

Las intolerancias más habituales son, por este orden, a la lactosa, a la fructosa (presente en frutas y verduras), al sorbitol (presente en algunas frutas y en las algas rojas) y, con menor frecuencia a la sacarosa (caña de azúcar y remolacha). Todos estos azúcares también pueden hallarse como aditivos de alimentos o medicamentos.

Otra patología con síntomas similares a estas intolerancias es el sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado. El lugar habitual en el que habitan las bacterias en nuestro tracto digestivo es el intestino grueso, pero por diversos motivos, éstas pueden colonizar parte del intestino delgado y las molestias gástricas que producen son similares a las intolerancias a azúcares.

 

¿Por qué se producen?

La causa principal de que se produzcan estas intolerancias es el déficit o el mal funcionamiento de ciertas enzimas digestivas, que son las encargadas de digerir los azúcares.

Estas deficiencias o mal funcionamiento pueden ser debidas a dos causas:

  • Origen genético: suelen ser irreversibles y la única solución es eliminar de por vida el azúcar que está provocando la intolerancia.
  • Causas funcionales: por ejemplo una infección intestinal, alteración de la mucosa intestinal provocada por la enfermedad celíaca, etc. que se revierten cuando se soluciona la causa que la provoca.

 

Diagnóstico

Hoy en día, el análisis más utilizado para el diagnóstico de estas intolerancias son los test de aire espirado.

Este test consiste en medir los gases presentes en la respiración después de ingerir una cantidad controlada del azúcar del que se sospecha que existe intolerancia.

El azúcar llega al intestino grueso y es metabolizado por la microbiota, lo que produce gases (sobre todo hidrógeno y metano) que se absorben y transportan por la sangre y son eliminados a través de las vías respiratorias.

El aumento de la concentración de estos gases en el aliento es medido por el test, en el caso de que exista una intolerancia y el azúcar, por tanto, haya llegado intacto hasta el colon.

Ante estas situaciones, lo más recomendable es ponerse en manos de un especialista en aparato digestivo, que será el responsable de diagnosticar y tratar la enfermedad detectada en cada caso.

 

En Laboratorio Finca España disponemos, en colaboración con el Laboratorio Calderón, de kits AirTest para intolerancias a azúcares y para sobrecrecimiento bacteriano.