Laboratorio Finca España
intolerancia-fructosa

¿Cómo saber si tengo intolerancia a la fructosa?

Intolerancia a la fructosa: qué es y cuáles son los síntomas

La fructosa (también conocida como levulosa), es un monosacárido que se encuentra de forma habitual en algunos alimentos como las frutas, los zumos, algunas verduras, la miel…

Al menos, uno de cada cinco adultos y uno de cada tres niños no digieren correctamente la fructosa de los alimentos, y la mayoría de éstos desconocen que tienen esta intolerancia alimentaria.

La intolerancia a la fructosa se produce cuando ésta no es absorbida correctamente en el intestino delgado, pasando por el intestino grueso y dando lugar a síntomas digestivos y extradigestivos como los siguientes:

  • Síntomas digestivos: molestias intestinales, eructos, meteorismo y flatulencias (gases), diarrea, estreñimiento, náuseas, vómitos, borborigmos (movimientos y ruidos intestinales)…
  • Síntomas extradigestivos: cefaleas, depresión, fiebre, sensación de frío, llagas y úlceras en la lengua, sequedad y picazón en la piel sin motivo aparente, queilitis, glositis, alteraciones menstruales… Y existen otros síntomas como la reducción de defensas en el organismo, lo cual puede afectar a la flora intestinal o también puede provocar cansancio.

Intolerancia alimentaria: alimentos y recomendaciones

La mayoría de las personas no tiene intolerancia a la fructosa sino una mala digestión de la misma. La aparición de afecciones depende de la cantidad de glucosa ingerida y del nivel de tolerancia de cada persona (se estima que es un máximo de 35 gramos al día sin presentar ninguna molestia).

Para evitar excesos dañinos, existe una serie de alimentos cuyo consumo debe ser reducido considerablemente:

  • glucosaCereales, semillas, hortalizas, legumbres y/o alimentos procesados.
  • Zumos y néctares de frutas como la manzana, la piña y la pera.
  • Frutos secos como los higos secos.
  • Otros alimentos como la miel o los alimentos catalogados como “light”.

Por otra parte, se recomienda seguir otras pautas como la de endulzar tus platos con stevia, consumir las frutas enteras o frutas con bajo contenido en fructosa como el coco, el aguacate o la papaya, así como evitar comer de forma demasiado rápida.

¿Cómo sé si soy intolerante a la fructosa?

La intolerancia a la fructosa puede ser hereditaria (aunque es muy raro, ya que afecta a una de cada 20.000 personas por falta de una enzima del hígado). Para detectar esta intolerancia, sería necesario realizar un test genético.

Para la detección de esta intolerancia alimentaria se realiza el test del aliento o el test de hidrógeno espirado.

En el caso de que los resultados de dichas pruebas sean positivas y seas intolerante a la fructosa, lo primero que debes saber es que NO debes eliminar nada de tu alimentación hasta que un especialista estudie tu caso.

Si buscas un nutricionista en Tenerife, puedes ponerte en contacto con nuestro especialista para que pueda determinar cuáles son los pasos a seguir y qué alimentos te sientan mejor y cuáles peor.

Si crees que puedes ser intolerante a la fructosa, puedes acudir a nuestro Laboratorio Finca España y consultar con nuestros especialistas sin compromiso para realizarte el Test del aliento de intolerancias a azúcares.

Facebooktwitterlinkedinmail

María Valladares

Doctorada en Veterinaria. Responsable de Laboratorio. Supervisado por Basilio Valladares.

Deja un comentario

Los comentarios son revisados antes de publicarse. Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta página web emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por Internet y para mostrarle publicidad relacionada con sus gustos, así como para mejorar su experiencia de usuario. Al navegar por este sitio web, usted accede al empleo de estas cookies. Puede cambiar la configuración de su navegador para no aceptar su instalación u obtener más información en nuestra política de cookies.