Laboratorio Finca España

Análisis de Heces Veterinaria

En los análisis de heces se estudia una muestra de materia fecal con el fin de comprobar tanto el funcionamiento general del intestino como su capacidad de absorción de nutrientes, si hay sangrado, inflamación, sobrecrecimiento de bacterias, levaduras (hongos) y presencia de parásitos.

Este examen se puede complementar con pruebas como el coprocultivo, que tiene como objetivo determinar la presencia de bacterias patógenas en las heces para identificarlas y definir su susceptibilidad a los antimicrobianos.

Como esta técnica ya ha sido explicada en la sección de microbiología, aquí nos detendremos en explicar las técnicas usadas para el diagnóstico parasitológico.

Los principales parásitos que afectan al perro y/o al gato se dividen en los siguientes grupos.

Protozoos
Isospora sp. Toxoplasma gondii
Crypsporidium sp. Emimeria sp.
Giardia sp. Entamoeba histolytica
Nematodos
Trichuris sp. Capillaria sp.
Ancylostoma sp. Toxascaris
Toxocara sp. Dioctophyma sp.
Strongiloides
Cestodos
Dipylidium caninun Echinococcus granulosus
Taenia sp.

Se realizará siempre un examen macroscópico para buscar parásitos enteros o fragmentos de ellos, que permitan un hallazgo visual directo.

Las formas de dispersión parasitaria y las formas trofozoicas de los protozoos, se investigarán en primer lugar por un análisis microscópico. Se realizarán métodos de concentración adecuados al tipo de parásitos.

Examen directo

Primero se realiza una dilución en solución salina o bien con PBS, esto se realiza si las heces son frescas. Después se hace una extensión en un porta y se observa al microscopio. De esta forma se identifican bien huevos y quistes, y se puede observar la movilidad de los trofozoitos.

Métodos de concentración

Con los métodos de concentración se facilita el diagnóstico cuando la carga parasitaria no es alta. Hay dos métodos de concentración, por flotación o por sedimentación.

Para realizar una flotación usamos una solución acuosa de gran densidad con el ClNa o el SO4Zn. Con esto conseguimos que los huevos con menor densidad que el líquido floten en la superficie para así poder recogerlos en un cubre y observarlos al microscopio.

El método de concentración por centrifugación o de Telemann se basa en la utilización de una interfase éter/agua que permite concentrar los huevos y quistes de parásitos tras centrifugación que puedan haber, y tras eliminar el sobrenadante y resuspender el sedimento, observar al microscopio.

Las técnicas de preparación de las heces son sencillas de realizar, pero su eficacia radica en la experiencia y los conocimientos, acerca de los distintos parásitos y sus morfologías, de quien realiza posteriormente el análisis al microscopio.

Para algunos parásitos de difícil diagnóstico o caracterización se utilizarán tinciones especiales.